Botox durante el embarazo

Estoy embarazada ¿es seguro tratarme con Bótox®?

Botox en el embarazo es nuestro tema de hoy, ¿qué tan recomendable puede ser aplicar bótox en el embarazo?. El Botox es uno de los tratamientos estéticos más utilizados hoy en día. La aplicación de dicho tipo de producto permite, de forma eficaz, reducir las marcas de las arrugas que aparecen en la piel. No obstante, para aplicarlo, hay que tener en consideración algunos factores.

¿Es seguro ponerse Botox durante el embarazo?

Cada vez son más las personas interesadas en aplicarse bótox en diversas áreas del cuerpo para así reducir los signos de la edad en su organismo. Sin embargo, si realmente una persona quiere asegurarse de no correr riesgos con esto, lo mejor que puede hacer es conocer cuándo es recomendable utilizarlo y cuando no.

Una de las situaciones que más dudas causas con respecto este tratamiento estético, es si me puedo poner bótox estando embarazada. Las estadísticas mismas nos indican que son las mujeres las que más se someten a este tipo de tratamiento. Por ende, esta es una duda que se vuelve bastante común. Así que, si tú también te haces esta pregunta, has llegado al lugar indicado.

Mucho se ha dicho al respecto del efecto que el bótox puede tener en las mujeres durante el embarazo. Pero lo cierto es que, hasta la fecha, no se ha realizado ningún tipo de investigación científica que pueda corroborar esto. Ya que, por supuesto, los médicos encargados no quieren someter a las mujeres en estado de gestación a pruebas de este tipo.

Aplicar botox en el embarazo

Ante este hecho, lo que siempre se dice es que es mejor evitar colocarse un tratamiento de bótox mientras una mujer esté en período de embarazo. En caso de que no hayas sabido que estabas embarazada y ya habías comenzado este tipo de tratamiento, lo mejor que puedes hacer es suspender las siguientes citas estéticas que tenías para su colocación.

Contraindicaciones bótox durante el embarazo

Puesto que aún no hay estudios sobre el bótox embarazado, no se conoce a ciencia cierta el tipo de contraindicaciones que este tipo de producto puede generar en las mujeres embarazadas. Recordemos que el bótox no es más que una toxina botulínica. La misma, se encarga de generar un efecto en la piel de las personas que permite disminuir las marcas que generan las arrugas.

Al inicio, este era un tratamiento muy mal visto por muchos debido a la gran variedad de consecuencias que podía generar en el organismo de las personas que lo utilizaban. No obstante, con el paso del tiempo, los encargados de fabricar el bótox de uso estético, se han encargado de mejorar las fórmulas para así disminuir la cantidad de contradicciones que generaba.

Debido a esto, se tiene la idea de que los efectos secundarios del bótox pueden tener una mayor incidencia en las mujeres en período de embarazo. Ya que, cuando se está en estado de gestación, las mujeres embarazadas suelen presentar una sintomatología bastante particular que puede variar y ser muy molesta.

Por ejemplo, uno de los efectos secundarios que el bótox puede generar, es la pérdida del control de la vejiga. Esto puede ser mucho peor si una persona está embarazada, ya que durante el embarazo se suele padecer de infecciones urinarias realmente molestas.

Debido esto y a muchas otras condiciones más, todos los profesionales estéticos recomiendan evitar en la medida de los posible el uso del bótox en el embarazo. De esa manera, podrás evitar sustos por los cuales realmente no quieres pasar. Ni durante tu etapa de gestación, ni durante tu etapa de lactancia. Lo mejor es esperar a que pase el tiempo para entonces someterte a este tipo de tratamiento estético.

Evitar el botox en el embarazo

Si estás pensando en ponerte bótox

En la Clínica Estética en Marbella del Doctor Rafael Spagnuolo contamos con una serie de tratamientos estéticos que son sumamente efectivos. Entre ellos, por supuesto, se encuentra el bótox. Sin embargo, como ya te lo hemos mencionado, no es para nada recomendable.

Por lo tanto, si tú deseas aplicarte bótox, pero estás en embarazo, lo mejor que puedes hacer es evitar la aplicación de este tipo de tratamiento hasta luego de dar a luz. De ese modo, podrás estar mucho más segura y no tendrás que pensar en los posibles riesgos que esté tratamiento puede tener sobre tu período de embarazo.

Ahora bien, incluso si estás en período de concebir a un bebé y estás intentando todo lo posible por tenerlo, es mejor evitar el bótox. De modo que puedas evitar la aplicación del bótox en el inicio de tu embarazo. Ya que muchas mujeres suelen notar los síntomas del embarazo hasta después de un par de meses. Por tanto, nada mejor que evitar las posibles contradicciones.