Retención de líquidos

Todo lo que debes saber sobre la retención de líquidos

En el día a día podemos enfermarnos o desarrollar una gran variedad de afecciones. Algunas de ellas pueden ser más peligrosas que otras, pero sin duda se vuelve importante tratarlas todas. La retención de líquidos es una de esas afecciones que pueden generar cambios notables en tu vida y por ello es importante que conozcas más sobre ello  al respecto.

¿Qué es la retención de líquidos?

Iniciemos definiendo lo que es la retención líquidos para que puedas comprender mejor de qué trata. Es una afección que se genera a raíz de la acumulación de líquido excesiva en los tejidos del organismo. De allí que se conozca como retención de líquidos, aunque también es correcto utilizar el término edema para referirse a esta afección.

Esta es una afección que puede generarse de manera patológica o no. Cuando se genera de manera patológica quiere decir que hay alguna afección mayor en tu organismo que la está causando. Esto puede deberse a problemas cardíacos, circulatorios, de obesidad o inclusive renales. Así como también se puede generar retención de líquidos en el embarazo.

Mientras que, cuando se habla de una retención de líquidos no patológica la misma se genera debido a las temperaturas altas de ciertas épocas del año. Aunque, de igual forma sigue siendo muy importante que en ambos casos esta afección sea tratada.

Causas de la retención de líquidos

¿Cómo saber si tengo retención de líquidos?

Ahora que conoces de qué trata esta afección, es momento de hablar de su sintomatología. Gracias a ciertos signos específicos que te da tu cuerpo podrás notar con rapidez que estás presentando un caso de retención de líquidos.

Es por ello que, si cuentas con la mayoría de los síntomas que te presentaremos a continuación, lo mejor será que acudas con tu médico de cabecera lo más pronto posible. Ya que, si bien tú puedes notar que padeces de esta afección, sólo un profesional podrá dar el diagnóstico oficial y especificar si un caso patológico o no patológico.

  • Sensación de inflamación o hinchazón en cualquier parte del cuerpo. Las áreas más comunes en donde se puede generar la retención de líquidos son la cara, los tobillos, los pies, las piernas, los brazos, las manos, etc.
  • Notas que estás orinando pocas veces al día o en menor cantidad.
  • Tienes la sensación de que las prendas o accesorios que utilizas te quedan más ajustados.
  • Presentas un aumento realmente repentino de peso.
  • Sientes que tienes un nivel de flexibilidad menor en diversas áreas del cuerpo.

Causas de la retención de líquidos

Ahora bien, pasemos a hablar sobre la causa de retención de líquidos . Como te mencionamos en la definición de la afección, esta es una enfermedad que puede generarse por diversos motivos.

Ante esto, es importante evaluar cuáles son las causas que pudieron haber generado tu caso de retención de fluidos. Ya que así el médico con el que te trates podrá crear un tratamiento que se adapte mejor a tu caso y que, por ende, sea mucho más efectivo. Por tanto, las causas más comunes que pueden generar una retención de líquidos son:

  • Seguir una mala alimentación llena de grasas y alimentos con mucho contenido de sal.
  • No seguir una correcta hidratación en el día a día.
  • Como signo de otras enfermedades mayores que pueden ser cardíacas, renales o hepático.
  • Afección que suele ser frecuente durante los períodos de embarazo y también ante casos de problemas hormonales.
  • Puede generarse como efecto secundario del consumo de ciertos medicamentos.

La importancia de la alimentación

Una de las mejores formas de evitar la retención de líquidos es mejorando de forma notable tu alimentación. Recuerda que, como te hemos mencionado entre las causas probables, este tipo de afección puede generarse ante el alto consumo de alimentos procesados con una gran cantidad de sodio.

Es por ello que la alimentación juega un papel importante, tanto en la generación como en el tratamiento de la retención de líquidos. Por ejemplo, siempre se les recomienda a las personas que padecen de esto reducir la ingesta de ciertos tipos de alimentos y aumentar la ingesta de otros.

En primer lugar, se vuelve fundamental reducir el consumo de alimentos procesados, el uso de mucha sal para las comidas y carnes o quesos que estén curados o conservados. Por otro lado, es beneficioso aumentar el consumo de frutas, verduras, quesos sin sal y carnes magras. Aunque no lo creas, esto te ayudará de forma notable ante una situación de este tipo.

Evitar la retención de líquidos

¿Cómo tratar la retención de líquidos?

Se vuelve importante conocer también cómo eliminar líquidos de nuestro organismo. Bien sea que tengamos un edema en las piernas o en cualquier otra región del organismo. En este punto se vuelve importante resaltar que se debe conocer el tipo de retención que sea.

Ya que, si es una retención de líquidos patológica, es fundamental tratar la afección mayor que la esté causando. En cambio, cuando es una retención no patológica, se vuelve más simple tratarla.

Para ambos casos, puedes  comenzar a tratar esta afección mejorando tu alimentación, aumentando tu hidratación diaria, evitar estar mucho tiempo de pie, utilizar ropa cómoda, llevar una vida físicamente activa, entre otros. También puedes someterte a tratamientos estéticos realizados como sesiones de masajes especiales o presoterapia.

Todo esto te permitirá, poco a poco, mejorar esta afección. Así que, cuando menos lo esperes, podrás volver a estar totalmente sano. Todo lo que debes hacer es seguir el tratamiento adecuado apenas notes los signos de retención de líquidos.

¿Quieres reducir la retención de líquidos?

Una de las maneras más efectivas de reducir con rapidez la retención de líquidos es por medio de la presoterapia. Este tratamiento te permitirá reducir con rapidez tu caso de retención de líquidos sin importar cuál sea la zona de tu cuerpo en la cual presentes esto.

En la Clínica Estética Marbella estamos totalmente preparados para atender tu caso con el sistema más avanzado de presoterapia. El Dr. Rafael Spagnuolo estará preparado para recibirte y atender tu caso del mejor modo posible. Así que agenda tu cita cuanto antes para empezar a tratar tu caso de retención de fluidos.